Esta web utiliza 'cookies' para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Continuando con la navegación acepta nuestra politica de cookies y las condiciones generales

Últimos artículos del blog (VER TODOS)

Squirting o Eyaculación Femenina

Si has llegado hasta aquí seguramente ya has oído hablar sobre el Squirting.

El squirting es la eyección  de un líquido transparente que las personas con vulva expulsan durante la excitación sexual y suele venir acompañado de un orgasmo.

La palabra Squirt/Squirting viene del inglés y significa “chorro/chorrear”, y se ha popularizado en los últimos años por su irrupción en el porno. Al principio muchos pensaban que eran efectos especiales, pero las personas que lo experimentan y durante mucho tiempo lo habían mantenido en secreto, ahora lo ven como un símbolo de liberación sexual, hasta el punto que muchas personas buscan información sobre cómo conseguirlo. Si es tu caso, sigue leyendo.

¿El Squirting es un invento reciente?

No! Hay textos de más de 2000 años de antigüedad que hablan del tema. Textos chinos taoístas lo describen claramente, así como en el famoso Kamasutra.

Aristóteles también hizo referencia a este fenómeno el año 300a.c

Sin embargo el Squirt parece haber sido olvidado durante varios siglos, posiblemente por el tabú del placer femenino.

 

¿Qué es y de dónde sale el Squirt?

Hay mucha controversia y confusión sobre que es el squirt. Muchos se refieren al squirting como eyaculación femenina, pero en realidad son dos cosas distintas.

La eyaculación femenina es una secreción viscosa y blanquecina que se produce en la próstata femenina, mientras que el squirting consiste en la expulsión de abundante líquido transparente procedente de la vejiga urinaria y expulsada por la uretra.

Hasta el momento no se ha descubierto la razón fisiológica de este fenómeno, lo que lleva a algunos a pensar que es simplemente una incontinencia urinaria.

¿Entonces el Squirting es orina?

Proviene de la misma vejiga que la orina, y si, es en parte contiene orina, pero suele estar tan diluida que el líquido es incoloro e inodoro. Además también contiene otras sustancias segregadas por las glándulas de Skene.

Se han hecho estudios con varias mujeres que orinaban antes de ser estimuladas sexualmente, y al parecer, a pesar de tener la vejiga totalmente vacía, al llegar al clímax se llenaba de nuevo para expulsar el squirt.

 

Quien puede hacer un Squirt?

En principio todas las personas con vulva pueden llegar a hacer un squirt.

Sin embargo, aunque desde un punto de vista anatómico es posible, algunas veces hay bloqueos psicológicos que impiden llegar a ese punto.

Los orgasmos asociados al squirt son en ocasiones muy intensos y producen una sensación de pérdida de control y liberación física muy intensa, lo que puede provocar miedo en algunas personas. No es raro que tras un squirt intenso, la persona se ponga a llorar.

Aunque a la mayoría de personas que lo experimentan les encanta, no debemos olvidar que cada persona es única y habrá a quien no le guste esa sensación, por lo que no debemos obsesionarnos con llegar a squirtear o con que nuestras parejas lo hagan.

Algunas personas con vulva  sienten presión por parte de sus parejas para que lleguen a squiertear. Siendo esta necesidad de la pareja una cuestión de orgullo más que querer dar placer.

Vale, todo esto está muy bien, pero…

¿Cómo tener un Squirt?

Antes de empezar:

·         Ve al baño. Cuando estés a punto de squirtear sentirás ganas de mear. Haber ido al baño antes te hará sentir más segura.

·         Bebe abundante agua: Estar bien hidratada te ayudará a generar más squirt.

·         Prepara el ambiente. Túmbate en un lugar donde te sientas cómoda y sin distracciones.

·         Usa una Toalla. Si consigues squirtear, lo último que quieres es estar preocupándote de lo empapadas que quedarán las sábanas y el colchón.

·         Manos limpias: Sobretodo otra persona te está tocando, es recomendable que tenga las manos limpias y las uñas bien recortadas.

·         Relájate. Intenta no obsesionarte con el objetivo y disfruta del camino. Puede que no lo consigas a la primera ni a las 20 veces, pero ¿qué más da si cada vez que lo intentas lo pasas genial?

 Empecemos!

Es importante es estés excitada.

Piensa en tus fantasías más calientes, ponte porno o haz lo que te ponga más cachonda. Y si estás acompañada, déjate mimar. Si estás con alguien, también pueden empezar dándote un masaje para ayudarte a aliviar tensiones y relajar el cuerpo y la mente.

Empieza a acariciar tus  zonas erógenas y cuando estés lista, empieza a acariciar la zona del clítoris. ¿Sientes que está subiendo la temperatura? Vas bien! Introduce uno o dos dedos (el dedo corazón y anular) dentro de la vagina y acaricia el punto G.

Puedes usar lubricante para hacer la penetración aún más placentera.

El punto G se encuentra a unos 3-5 centímetros de la entrada de la vagina, en la parte superior. Si estás excitada deberías notar una parte hinchada y rugosa. Al estimular esa zona puedes sentir ganas de orinar. Es normal y significa que vas en buen camino!

Para intensificar las sensaciones puedes hacer movimientos rápidos hacia arriba y abajo.

También puedes ayudarte con juguetes sexuales  que estimulen el punto G o el clítoris.

Sientes que una ola de placer que recorre el cuerpo y la sensación de que vas a estallar y mearte en cualquier momento? No pares! Déjate llevar y suéltalo todo!

Si has llegado a squirtear, enhorabuena! ¿No ha pasado? Enhorabuena también por regalarte este rato de autoexploración y placer.

 

Después:

El orgasmo con squirt puede ser una experiencia muy intensa para algunas personas.

Abrirnos a experimentar ese placer también puede desbloquear emociones o tensiones y no es raro que antes, durante o después de experimentar un squirt se sientan muchas ganas de llorar o reír de forma descontrolada. Es normal y puede ser una experiencia liberadora.

Si estás con alguien también puede ser una experiencia de conexión y muestra de vulnerabilidad, por lo que los cuidados y mimos hacia la persona que ha experimentado ese momento son muy importantes.

Posiciones para Squirtear:

Aunque es más fácil llegar al Squirt con los dedos, también es posible tenerlo con penetración (ya sea un pene o el dildo de un arnés).

En ese caso te recomendamos la posición de la Vaquera o Amazona o el Perrito.

La primera te permite tener un mayor control sobre la profundidad y velocidad de la estimulación, y moviendo tu cuerpo y pelvis podrás ajustar la penetración para que estimule mejor la zona del punto G.

Con la posición del perrito, darás la oportunidad a tu pareja para que estimule la parte frontal de la vagina y estimular así el punto G.

Para terminar.

Recuerda que casi todas las personas con vagina pueden llegar a Squirtear, pero eso no significa que a todas les guste o tengamos que obsesionarnos con ello. Si quieres intentarlo, no te obsesiones con el resultado y disfruta del camino.

Publicado en: Técnicas Sexuales

Deja un Comentario

Contacte con nosotros